Cuerpos y Almas

Fragmento discurso del artista en ocasión de la inauguración de su exhibición Cuerpos y Almas

/ Canvas Fine Art Gallery / San Juan Puerto Rico

 

La búsqueda de mis imágenes comenzó un día gris, lluvioso, un perfecto escenario para el desespero y angustia de batallones de almas. Era un entorno melancólico que lanzaba ráfagas de agua, que al chocar con la tierra, se convertían en inundación y en una barrera que inmovilizaba la esperanza de la gente, quienes con ansiedad deseaban que se abriera un espacio para que sus sueños de pobreza pudieran llegar hasta su casa, donde los esperaba el sosiego, tranquilidad y vacío de su indigencia.

Cuerpos cansados y almas vacías de fe se defendían de la ira del tiempo, su desesperanza los mantenía inmóviles bajo un improvisado techo de zing, el cual servía de refugio y estación de espera, antes de seguir hasta el barrio donde la igualdad de condiciones de la gente no despertaba el más mínimo egoísmo. Yo cómodamente sentado al abrigo de la calefacción de mi carro, observaba el espectáculo, inmune, cargado de esperanza en una mañana, lleno de fe y una puerta abierta que me permitiría ir por lugares y situaciones exitosos, patrocinados por los logros ocasionales de mi trabajo como publicista.

Un instante bastó para ver y reconocer a los protagonistas de mis lienzos, quienes estaban a merced de la lluvia y de la inclemencia de la desesperanza, pidiendo una oportunidad para escenificar un extenso guión escrito para ser protagonizado por sentimientos, en situaciones comunes y corrientes de la vida.

¿Cuerpos y Almas? Sí, juntos posaron para mi por un momento y grabaron en mi conciencia imágenes que han ilustrado por meas de 20 años mi obra como pintor.