El arte necesita un público con más visión.

“Busto” / Wood

En mi visita a una importante galería de arte de la ciudad, vi a un hombre que tocaba, casi con morbo, la sugerente escultura de una mujer. Quedé impactado con lo que estaba viendo y aunque era un poco decadente la escena, observé como este hombre parecía leer el cuerpo con sus manos, parecía una verdadera escena de amor. Un hombre ansioso queriendo encender la pasión de su amada, quien lucía un poco ajena a lo que le estaban haciendo. Ignoraba las caricias a las que le sometía su fogoso amante de turno.

No conforme con tocar incansablemente ese cuerpo escultural, no disimulaba sus intenciones y por el contrario, daba vuelta a la obra y continuaba su desinhibido acoso, su grotesco manoseo y sin recibir a cambio ni la mínima intención de ser correspondido.

Pero de repente mi curiosidad se vio troncada cuando baje la mirada y pude ver el bastón que se encontraba apoyado en el pedestal de la escultura.

Era un ciego, quien intentaba entender con su tacto las formas y proporciones de la escultura.

Me sentí abochornado con lo que mi imaginación había malinterpretado y contrario a alejarme de aquella situación, me acerqué al ciego que continuaba en la búsqueda y definición de la obra de arte:

  • Interesante interpretación la que usted hace con sus manos.- Ahora estoy convencido que usted ha visto con sus manos mucho más que lo visto por quienes con sus dos ojos no encuentran nada, más allá de un cuerpo.
  • Todo es posible. De todas maneras el arte se presta para muchas interpretaciones. En mi caso tengo un interés auténtico en el tema.
  • Y cuando se trata de apreciar el color ¿qué usted percibe?
  • El color no es importante para mi en este caso. Yo recorro la obra y fabrico en mi mente una muy buena idea del tema. Lo importante para mi es la figura. Lo demás mi cerebro interpreta el mensaje o intención del artista, -al cual conozco muy bien-. Un hombre respetuoso del arte, de sus técnicas y del auténtico oficio de pintor y escultor. Esto me deja saber que la obra tiene un contenido que muestra un camino o una historia narrada con su lenguaje.
  • ¿Y usted quién es?
  • Soy sólo un artista que visita la galería en búsqueda de un poco de inspiración.
  • Debo decirle que cuando se encontraba recorriendo la figura con sus manos, tuve muy malos y distorsionados pensamientos.
  • (Ja,ja,ja,) Y si le dijera que sus pensamientos no están equivocados.
  • No sabría que decir, excepto que ¡nunca sería correspondido por esta mujer! ¡je,je,je!
  • ¡Ja,ja,ja!,
  • ¿Y cuando se trata de una pintura?
  • Trato de acercarme a una persona como usted y le pido que me deje saber que ve en la pintura.
  • ¡Huy!… que tonto me siento al haber preguntado esto.
  • ¿Me dice usted que es un artista plástico?
  • Sí así es, y hoy, aquí con usted me he dado cuenta que no todo el mundo puede ver mis pinturas.
  • Hay quienes como yo, no podemos verlas, pero hay muchos otros que las ven y no saben interpretarlas (sonríe)
  • Sí, son muchos los que ni siquiera se acercan a la realidad de la historia contada en las telas. He vivido casos como el de una notable amiga que vio un bote de vela donde lo que yo había pintado con un toque abstracto a una mujer bella.

    “La bella” / Oil on canvas

  • ¿Tan mal pinta usted?
  • Es posible que sea ese el problema. Quizás no pinto cosas perfectas, me gusta pintar verdades y algunas de ellas no son tan explícitas, y no tan bellas.
  • Me gustaría ver alguna de sus pinturas.
  • Para mi sería un verdadero honor.

Un rato mas tarde salí de la galería y corrí con apuro hasta llegar a mi taller y desde entonces he pintado muchas obras pensando en mi nuevo amigo ciego. Ahora pongo texturas y utilizo materiales diversos con la intención de llegar a ese público invidente que estoy seguro verá y sentirá la pasión de una historia contada a mi estilo o en el peor de los casos podrán sentir unas tetas bien contorneadas y unos cuerpos en relieve que tratan de mostrarle sus sentimientos.

Leave a Reply

Translate »