Exhibicion-GHC-2010

En la inauguración de una de mis exhibiciones, una joven con aire de ansiedad y con mucho entusiasmo se me acercó para preguntarme dónde estaba el artista expositor. Al notar que no conocía al pintor, me atreví a indagar acerca de que tanto sabía de mi obra, a lo cual ella me dijo.

No se mucho de él. He visto su obra y me puedo imaginar como es él, pero no me atrevo a decir.

A mi insistencia me respondió.

Me imagino que es muy interesante como persona, con mucha experiencia y con muchas historias que contar. A su edad se debe ser más sabio. 

Intrigado le pregunté ¿Cree usted que el es un viejo?

Ella contestó con un contundente y aplastante SI. Además debe estar medio loco.

(Un tanto ofendido, intenté saber por qué de esa afirmación)

Su obra es intensa y hay que prepararse para entenderla. 

¿Prepararse? Afirmé preguntando.

Dígame una cosa ¿Cree usted que hoy el artista explique un poco su obra?”. Me interrogó. 

Pienso que si, o quizás no,..creo que estas cosas no se deben explicar.

Eso es verdad. Pero no todo el mundo va a entender su obra o no sabrán que quiso expresar el pintor

¿Usted cree que todo el mundo debería asimilarla, vivirla y dejarse llevar por las emociones que sugiere la obra?

Parece que usted conoce acerca de estos temas.

Respondió con un toque de sincera alegría.

Compartir estas cosas es muy rico.

¿Es usted soltero?

¡No!. Respondí sorprendido.

Ella continuó.

Yo siempre vengo por aquí, vivo y trabajo muy cerca. Este es mi número de teléfono. Bueno…un placer conocerlo. 

Sigo por allí, voy a buscar al artista. Quiero conocerlo mejor.

Leave a Reply

Translate »