La vida y la pintura según Wilson Calderón.

Daymar Torres / Revista Nocturno / Puerto Rico

 

¿Qué es la pintura además de sueños, lagrimas y un pedazo de papel manchado de tinta?

Pues, para un hombre de muchas facetas, que ha sido publicista durante muchos años de su existencia, actividad que alterno con su gran pasión que ha sido siempre la pintura y recientemente la escultura, es simplemente cuerpos humanos que a través de texturas y colores, reflejan el sentir de las personas, sus emociones, problemas, reflexiones y sobre todo la belleza interior.

Y es que, la alegría, la desesperación, la voracidad, la furia, la tristeza, y la pasión deslumbrante, sumergen al espectador de su obra en un estado de ambigüedad perturbador y reconfortante. Con mas de 20 exhibiciones en países como: Colombia, Venezuela, Ecuador, Republica Dominicana, España, Chile y en Puerto Rico con su mas reciente “Cuerpos y Almas” en donde nuevamente el drama en sus trazos y composiciones resaltan, de forma casi mística , el diario sentir de la gente, el artista colombiano Wilson Calderón, residente en la isla desde hace varios años, demostró ser una estrella en todos los sentidos, porque además de ser un excelente artista es un gran ser humano. Durante la entrevista directa con Nocturno donde hablo de su vida personal y profesional, el pintor se mostró como una persona simpática, alegre, carismática , con talento y un gran corazón.

¿Desde cuando te intereso la pintura?

Desde que nací. Mi mamá me insistía que tenia que estudiar algo relacionado a la pintura o el arte, ya que me la pasaba dibujando, y en la escuela las maestras le decían que tenia mucho talento para dibujar, pues en los trabajos que nos mandaban en grupo, yo era el encargado siempre de hacer los dibujos, gráficas, mapas etc.

¿Qué es lo que te inspira a la hora de transformar un lienzo en blanco y crear una obra de arte?

No me inspira algo bello, sino como se aprecia en mis cuadros, me inspiran las emociones y situaciones de las personas, los cuerpos humanos y sobre todo, destaco las manos y los pies en mis obras, ya que con las manos y los pies puedes saber el estado de animo de una persona, si esta triste, alegre o si es tímida. Por ejemplo hay personas que cuando están nerviosas tienden a mover las manos o quizás sus pies, así también como hay personas que sienten vergüenza que les miren sus pies, en otras palabras, ese es el patrón de mis pinturas. Además, me inspiro en sueños que haya tenido, tal vez una conversación con alguien que se me grabó, y que, con el tiempo, paso a ser lo que se ve en mis cuadros.

¿Qué tipo de carácter quieres reflejar en tus pinturas?

Que se vea la belleza interior de las personas porque a veces, quizás son cosas que la gente no ve o quizás se fijen en eso cuando alguien lo pinte, pues cuando un concepto como ese es pintado en un lienzo, la gente se da cuenta de la tristeza o del sufrimiento de una persona, ya que hay muchas personas que no están conscientes de ello, hasta que lo vean reflejado en una pieza. Pero, lo mas importante que quiero es que la gente sienta la cacería de los personajes que me permiten reflejar los sentimientos, desde la alegría hasta la mayor tristeza del mundo.

¿Por qué hiciste dos carreras y no te dedicaste por completo a tu eterna pasión: la pintura?

Bueno, de primeras jamás se me paso por la mente ser publicista, pero se me hizo bien difícil entrar a estudiar arte en las Universidades de mi país, Colombia, por la única razón de que todo el mundo quería estudiar allí y esta bien saturado, entonces me puse a pensar en alguna profesión que se relacionara con la pintura y decidí estudiar publicidad, donde hice animaciones de cine y televisión, así también como documentales. Luego de eso me fui a vivir a Venezuela, donde trabaje en varias agencias de publicidad. Ahora, tengo mi agencia en Puerto Rico y me encanta trabajar para puertorriqueños, los encuentro bien amables y es el único país donde me he sentido como si estuviera en mi tierra natal. En otras palabras me hacen sentir a gusto, ya que, después de haber recorrido y vivido en seis países de America Latina, definitivamente me encanta como me tratan aquí.

¿Cómo te sientes mezclando tu pasatiempo, el arte con lo profesional y con tu profesión como publicista?

Pues muy bien, ya que la publicidad me genera los problemas, la tensión y el “rush” que necesito para poder pintar, pues cuando estoy bien relajado no produzco nada. Es increíble pero soy una persona que necesita tensión , y esta se ha convertido en la gasolina que requiero para crear una obra o, mejor dicho, las 20 o 30 obras que hago por año mezclándolo con la publicidad.

Ahora bien, hablando de tu vida personal, ¿cómo te encuentras en el amor?

Estoy felizmente casado y tengo un hijo de 22 años, del mismo matrimonio.

¿Tienes el apoyo de tu esposa y de tu familia?

Si, definitivamente, y como hemos vivido en muchos países, eso nos ha unido mas, ya que hemos estado solos siempre. Ellos nunca me molestan cuando estoy pintando, me dan mi espacio.

Si pudieras describirte en una sola palabra , cual seria?

Sin duda alguna, sincero.

 

¿Cuáles son los sueños y las metas de Wilson?

Seguir teniendo la suerte que tengo hoy en día de encontrar las formas para poder representar el arte que quiero reflejar en mis pinturas, porque realmente uno como pintor es un cazador de imágenes, pues busco el concepto de lo que esta pasando a mi alrededor. Mi sueño es tener eso para seguir buscando imágenes, poder continuar haciendo mis cuadros, y que la gente que los vea hoy, en un futuro le puedan dar la vuelta y verlo completo. También mi otro sueno es ver a los niños en un futuro, tal vez cuando ya no exista y este muerto, estudiando mis obras en un museo.

¿Cuál crees que ha sido tu mayor logro en la vida?

Lograr el éxito que he tenido en la pintura. Soy bien agradecido con la vida y con Dios.

¿Qué consejos le darías aquellos jóvenes que tengan como aspiración llegar a donde éstas?

Como le digo a mis hijos, no importa la profesión que sea , desde la más sofisticada hasta la más normal, nunca dejarse vencer por la crítica si verdaderamente te gusta mirar hacia delante y nunca para atrás, pero, sobre todo, mucha paciencia y esfuerzo.